Comunicado de Badia en Comú


El pasado lunes el presidente de la Comisión Informativa de Territorio decidió, de manera unilateral y en virtud de las competencias que le atribuye el ROM, dar por suspendida la comisión antes de su finalización. La excusa era el ambiente tenso que se había generado en la misma. La razón, según BeC, es la falta de cultura democrática del regidor del área, Rafael Moya, cuando se trata de escuchar y asimilar otros puntos de vista diferentes, aunque le puedan parecer simplicidades o desaciertos.

Entre los derechos y deberes de cualquier cargo electo están el de recibir información veraz para poder efectuar la labor de control del gobierno municipal. Para ello, las comisiones informativas son un espacio en el que se recibe información del equipo de gobierno, se pregunta aquello que se cree conveniente y se aportan propuestas que nos parecen oportunas. Por ello, y después de la inauguración del Parc Joan Oliver, era obligado hablar del fiasco de las sillas “móviles”, de la iluminación del mismo, de los charcos que se producen bajo la pérgola y muchos otros temas. Y nos parecía oportuno que el responsable del área diese las explicaciones oportunas, si las tiene o las trasladase al equipo técnico responsable. Ante las preguntas o afirmaciones de cualquier miembro de la oposición las risas, gestos, muecas o el mandar a callar a alguien no nos parece la actitud más adecuada para fomentar un clima de sano y tranquilo debate. Por eso, desde Badia en Comú queremos manifestar nuestro rechazo y total desacuerdo en la actitud que el presidente de la comisión mantuvo en todo momento con nuestras compañeras. Además, el sano debate democrático obliga a escuchar, acción poco practicada por este regidor, y aceptar el punto de vista del otro tan legítimo como el propio tanto si se habla de poda de árboles, instalación de farolas como de errores en las obras ejecutadas. Porque el respeto es la base en la que se fundamenta una actitud democrática. Y no solamente respetar a quien opina y piensa igual que uno, al contrario, el respeto como actitud democrática queda manifiesto cuando se produce ante quien piensa de manera diferente; es aquí, donde se manifiesta su máxima expresión.

Por último, la actitud infantil de suspender la comisión nos parece una falta de respeto hacia el resto de grupos municipales que, como Badia en Comú, se vieron imposibilitados de hacer las preguntes y recibir la información para ejercer de manera efectiva su labor como regidores. Desde el grupo Municipal de Badia en Comú informamos que esa actitud no nos hará amedrentarnos ni callar nuestra opinión sobre los temas que creamos conveniente. Al contrario, nos refuerza en nuestra idea que a este ayuntamiento le hace falta aire nuevo para acabar con actitudes pre-democráticas de algunos miembros de este equipo de gobierno que siguen sin darse cuenta que no tienen una mayoría absoluta porque así lo decidió la ciudadanía en las pasadas elecciones municipales. Y en esto, la ciudadanía es soberana.

Badia en Comú