Desempleo y formación en Badia


Los datos de personas desempleadas a finales de agosto en Badia siguen siendo una muestra de la situación en la que se encuentran muchas familias de nuestro municipio. La falta de ingresos, sin entrar a analizar la precariedad y el subempleo, hacen que los efectos de la crisis se multipliquen sobre las familias en forma de pobreza energética, pérdida de la vivienda y dificultades para pagar facturas de gastos esenciales como comida o transporte.

 

A finales de agosto 1.325 vecinos y vecinas de Badia están registradas en el SOC y, por tanto, personas desempleadas. A esto habría que sumarle el número indeterminado de personas que, cansadas de no obtener resultados, dejaron de acudir al SOC. El desempleo en Badia supone el 21,38% de la población activa, un porcentaje por encima de la media de municipios similares de nuestro entorno. Me resulta muy preocupante que 649 de estos vecinos y vecinas sean mayores de 45 años, casi un 50% del total. Encontrar un trabajo, sin cuestionar si es de calidad ni fijo, a determinadas edades se ha convertido en empresa casi imposible. La cuestión es analizar las causas de esta diferencia porcentual entre el paro en Badia y el resto de municipios similares y, como no, ponernos manos a la obra para solucionar el problema. Quejarnos eternamente de la baja formación en Badia nos conduce a perpetuar el problema y, en cierta manera, justificar los resultados de antemano culpabilizando a las personas desempleadas. Y eso es lo que lleva haciendo tiempo el equipo de gobierno con la alcaldesa al frente.

 

¿Qué no se está haciendo? Quizás lo básico; la atención personalizada siguiendo un plan de acompañamiento en la inserción laboral. Llevamos años en los que desde el área de ocupación se diseñan “performances” que, aparte de contratar empresas externas y justificar un gasto presupuestario, no acabamos de ver los resultados. Ahora nos han anunciado un proyecto denominado “Disenyem Pensant” con un presupuesto de licitación de 30.500 € que viene a ser el mismo que se denominó ProBadia Lab realizado por la empresa COMA el año pasado. Y los resultados efectivos de este tipo de iniciativas no parecen ser positivos. Por otro lado, las trabajadoras del Servicio Municipal de Ocupación observan cómo se les va dejando de lado y con ellas aquellos proyectos que se estaban realizando y que parecían dar mejores resultados en la empleabilidad que estas “nuevas propuestas”. ¿Qué puede haber detrás de todo esto? Una disputa por el control de la gestión de los recursos destinados a la formación y mejora de la empleabilidad de las desempleadas. Y en esta disputa, quienes salen perjudicadas son las persones que con una edad avanzada y una formación no demandada en el mercado laboral que ven pasar el tiempo de manera lenta y agobiante sin incorporarse al mercado laboral. Un proverbio indio dice que cuando dos elefantes se pelean es la hierba quien sufre. Y esto es lo que no puede seguir pasando en el servicio de Ocupación del ayuntamiento. Es hora de que los responsables políticos empiecen a dar razón de los resultados fallidos de estos “experimentos” en políticas de inserción. Creo modestamente que escuchar a los trabajadores del Servicio de Ocupación de la casa podría ser una manera de redirigir el rumbo errático en este tema. Anteponer el servicio a las personas desempleadas a los intereses particulares es fundamental. Dejar de quejarnos de la baja formación y ponernos a trabajar en programas de inserción personalizados, una posible dirección. ¿Nos ponemos manos a la obra?

 

Pilar Paz, regidora de BeC en el ayuntamiento de Badia

Aturats VOC