Código ético


Este documento recoge un código de prácticas y acciones concretas que las personas que ocupen cargos electos y de libre designación deberán cumplir para asegurar una gestión política comprometida y cercana a la ciudadanía, con mecanismos eficaces de transparencia en la financiación y rendición de cuentas, democráticos y populares, con espacios reales de participación y decisión de la ciudadanía en los asuntos públicos.

En él también se plantean diversos compromisos y medidas que tienen como objetivo garantizar que cualquier ciudadano pueda dedicar el tiempo necesario a la gestión política y a las funciones públicas y, al mismo tiempo, acabar con los privilegios de los que, durante muchos años, ha disfrutado buena parte de la clase política, y que han provocado un grave alejamiento de los intereses de la ciudadanía.

Este compromiso de ética política parte de la confianza y el compromiso que esta candidatura mantiene con las personas que ocuparán un cargo de responsabilidad pública, además de significar un mecanismo de apoyo, supervisión y control a su tarea.

Las personas que ocupen cargos públicos bajo el mandato de este código de ética política, se comprometen también a impulsar los instrumentos y mecanismos legales necesarios para que estos principios éticos se conviertan en norma de la administración municipal.

Este código ético quiere ser flexible, dinámico y conciso. La candidatura de Badia en Común trabajará en un reglamento que concrete y haga operativos los principios del código ético.

Los principios recogidos en este código ético comprometen a todas las personas de la candidatura que ocupen cargos electos, de libre designación o de organización interna. También será de aplicación a toda persona que participe de manera continuada o puntual con Badia en Común en cualquier acción o campaña.

Todas estas personas se comprometen a:

Defender la aplicación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en los ámbitos social, político e institucional de nuestra sociedad.

OBJETIVOS DEL CÓDIGO.

Los objetivos del presente código son:

a) Definir un marco ético por medio del cual se regule la conducta de los integrantes de Badia en Común y de sus candidatos.

b) Propiciar cambios en la manera de hacer política.

c) Generar un ambiente de honestidad, transparencia y respeto que permita dignificar la actividad política.

d) Motivar, mediante el ejemplo, a la población hacia una participación activa en la vida política.

e) Definir un régimen de sanciones, para los miembros que incumplan los principios y normas del presente Código Ético.

f) Contribuir en la consolidación de la moral y la ética en la vida pública.

Democratización de la representación política, fiscalización y rendición de cuentas

  1. Defender lo acordado en el programa político de la candidatura y actuar como representantes, obligados a seguir las decisiones tomadas en los mecanismos democráticos y abiertos a toda la población que fije la candidatura, promoviendo la corresponsabilidad política de todos y todas.

  2. Hacer públicas las agendas de los representantes, para hacer visible con quién se reúnen y los temas que se tratan. Se harán públicos también las órdenes del día y los acuerdos de las reuniones.

  3. Facilitar todos los ingresos, bienes y rendimientos patrimoniales de los representantes, así como todos aquellos datos necesarios para la detección de posibles conflictos de intereses y la elaboración de auditorías ciudadanas.

  4. Hacer públicos los criterios de contratación de los cargos de libre designación.

  5. Rendir cuentas de las actuaciones ante la ciudadanía, mediante instrumentos presenciales y virtuales, asamblearios, democráticos y abiertos a toda la ciudadanía. La información se presentará siempre en un formato open data que permita trabajarla.

  6. Aceptar la censura (y revocación, en su caso) de concejales/as y cargos de libre designación por mala gestión o por incumplimiento flagrante y no justificado del programa. Para que esto sea posible, se establecerán mecanismos de garantía y evaluación de la gestión de las personas con cargos públicos de la candidatura, y la ciudadanía implicada activamente en Badia en Común tendrá el derecho y el deber de participar activamente en el control y seguimiento de la labor de los cargos públicos para garantizar una correcta y honesta aplicación de este principio.

  7. No acceder durante un periodo, mínimo de 5 años, a cargos de responsabilidad en empresas creadas, reguladas, supervisadas, o que hayan sido beneficiarias de un contrato municipal, dentro del ámbito y/o sector donde ha desarrollado su función representativa. En ningún caso se ocuparán cargos en los consejos de administración de estas.

  8. Mantener un contacto habitual con colectivos en situación de vulnerabilidad, garantizar el espacio necesario en sus agendas para atenderlos y dar respuestas a sus propuestas, y tener presentes a la hora de tomar decisiones los informes de las personas de la administración que trabajan con estos colectivos.

  9. Garantizar la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones relevantes y en el posicionamiento político de la candidatura sobre temas estratégicos y proyectos de impacto social, ambiental o urbanístico en el municipio teniendo en cuenta los principios de subsidiariedad y solidaridad. Todas las personas que ocupen cargos electos y de designación se comprometen a impulsar y apoyar aquellas iniciativas ciudadanas propuestas a través del marco legal vigente o en el marco de la candidatura.

Financiación, transparencia y gestión de los gastos

La candidatura se compromete a:

  1. Ser transparente en su gestión, publicando desagregados todos los datos referentes a los ingresos y gastos que gestionará.

  2. La renuncia explícita a los créditos bancarios y a las donaciones de particulares que puedan condicionar la independencia política de la candidatura. Badia en Común tendrá un compromiso explícito de trabajar con las instituciones de la banca ética para garantizar su independencia y la coherencia con su programa.

  3. Apostar claramente por una limitación drástica del gasto en campaña electoral.

  4. Fomentar el micromecenazgo finalista, es decir, el pequeño mecenazgo destinado a acciones y necesidades concretas.

  5. No utilizar fundaciones o entidades jurídicas para financiarse con recursos y mecanismos poco transparentes, y con objetivos diferentes a los de la candidatura.

  6.  La introducción de sanciones administrativas y penales efectivas en caso de financiación irregular.

  7. Badia en común hará un uso de la financiación coherente con este código ético y sus valores, realizando aportaciones puntuales y finalistas encaminadas a fortalecer el tejido asociativo (sin generar dependencias o clientelismos).

Profesionalización de la política, supresión de privilegios y medidas contra la corrupción

Las personas con cargos electos, organizativos o de libre designación se comprometen a:

  1. Renunciar a los regalos y privilegios que se les puedan ofrecer por su condición y que puedan significar un trato de favor.

  2. No duplicar cargos en las instituciones, salvo aquellos vinculados a su condición de concejal/a.

  3. No duplicar sueldos ni cobrar remuneraciones extras por asistir a reuniones.

  4. Establecer un sueldo máximo de 1.800 euros como salario neto mensual, excluyendo dietas que sean justificadas y justificables, entendiendo que esta retribución garantiza unas condiciones dignas para ejercer las responsabilidades y funciones que suponen el cargo asumido. El sueldo será variable también en función de las responsabilidades.

  5. Limitar su mandato a dos legislaturas consecutivas, excepcionalmente prorrogable a un mandato más siempre que se dé un proceso de discusión y validación ciudadana.

  6. Compromiso de renuncia o cese de forma inmediata de todos los cargos, ante la imputación por la judicatura de delitos relacionados con corrupción, prevaricación con ánimo de lucro, tráfico de influencias, enriquecimiento injusto con recursos públicos o privados, cohecho, malversación y apropiación de fondos públicos, bien sea por interés propio o para favorecer a terceras personas. Así como también en casos de acusación judicial por delitos de racismo, xenofobia, violencia de género, homofobia u otros delitos contra los Derechos Humanos o los derechos de las personas trabajadoras.

  7. Hacer un buen traspaso de información y de conocimiento (sin remuneración), siguiendo un protocolo acordado en el marco de la candidatura.

CREACIÓN DE UNA COMISIÓN DE GARANTÍAS:

La Comisión de Garantías del Código Ético será elegida por la asamblea y compuesta, al menos, por cuatro integrantes de Badia en Común, con paridad.

No podrán integrar la Comisión de Garantías:

  • Los/as integrantes de los órganos de dirección o de coordinación Badia en Común.

  • Los miembros de Badia en Común que ocupen algún cargo público.

COMPETENCIAS DELA COMISIÓN DE GARANTÍAS:

Las competencias del Consejo serán las siguientes:

  1. Garantizar los derechos reconocidos por los reglamentos de Badia en Común a todos los miembros mediante la aplicación de los procedimientos establecidos reglamentariamente.

  2. Colaborar permanentemente en la consolidación de los objetivos del presente código

  3. Supervisar el comportamiento y actuación de los miembros de Badia en Común dentro del marco ético aquí definido, actuando de motu propio o a instancia de tercera persona.

  4. Dar a conocer a cada miembro de Badia en Común el contenido del presente código.

  5. Sus resoluciones serán conocidas por todos los órganos, instancias o miembros de Badia en Común donde se origine el asunto objeto de su tratamiento. Serán definitivas y obligatorias para quienes sean afectados.

  6. Contribuir a la superación de conflictos y divergencias políticas y/o personales en los casos que le hallan sido encomendados.

  7. Los miembros de la Comisión de Garantías tendrán derecho a voz en todas las instancias de Badia en Común a nivel donde se origine el conflicto y a todos los documentos o registros necesarios para llevar su labor en el caso en que sea necesario.

  8. Realizar como mínimo semestralmente una revisión parcial a la contabilidad de Badia en Común al nivel competencial que le corresponda. Sus funciones no le facultan para decidir sobre la inversión de recursos.

  9. Tener acceso a todo tipo de donación bien sea para Badia en Común o para las campañas o elecciones, para ello deberán de llevar un registro de la identificación completa del donante, con nombre(s) y apellidos, teléfono(s), correo electrónico y dirección vigente.

  10. Ante un comportamiento de cualquier miembro ocupe o no cualquier tipo de cargo, que contravenga el presente código, como primera medida, se le hará una llamada de atención de forma privada , por escrito y por una sola vez.

  11. Si persistiese la falta y a juicio de los miembros de la Comisión de Garantías, la llamada de atención se hará en la asamblea general de Badia en Común para el conocimiento del resto de los miembros.

  12. En se establecen los asuntos a tratar por parte del Consejo ético que son los siguientes: .

  • El insulto público o privado a cualquier miembro de la asamblea o persona que se aproxime a Badia en Común.

  • Las amenazas, ya sean directas o indirectas, ya sean de violencia o de producir cualquier perjuicio en la persona, en su reputación, bienes o relaciones.

  • La ridiculización o mofa de propuestas o ideas presentadas, o de la forma que han sido presentadas, ya sea en público o en privado.

  • El acoso o aislamiento de miembros, la no comunicación en tiempo y forma de reuniones y asambleas con el propósito de que no asistan personas concretas.

  • Cualquier acción que signifique obstaculizar la participación de una persona en reuniones y asambleas.

  • Cualquier acción que impida que una persona pueda expresarse libremente, con independencia del pensamiento expresado en el marco del buen funcionamiento de la asamblea y del respeto de los principios de Badia en Común.

  • La investigación por cualquier medio de la vida privada o profesional de cualquier miembro de Badia en Común.

  • Las insinuaciones o acusaciones hechas sin dar nombres ni pruebas, cuya única finalidad puede ser acosar a personas o crear un estado de ansiedad para manipular la opinión.

  • Ocultar a la Asamblea o falsear información recibida.

  • Presentarse públicamente como representante o cargo de Badia en Común sin haber sido designado para ello en asamblea abierta.

Badia del Vallès a 11 de febrero de 2015.