Las denuncias de Badia en Comú (BeC) sobre el abandono de muebles y enseres en la calle obligan al gobierno municipal a iniciar una campaña informativa


No se debe a la capacidad observadora de los técnicos municipales, como se informa en la web municipal. Es el resultado de haber mostrado las graves deficiencias que en este aspecto mantiene la concejalía de Medi Ambient en las intervenciones y preguntas en el pleno municipal”, ha manifestado Jose Pérez de BeC.

Pleno de marzo

El Grupo Municipal de Badia en Comú (BeC) utilizó su intervención ver enlace en el apartado de ruegos y preguntas durante el pleno de marzo para hacer una descripción del lamentable estado que muestra una ciudad en la que muebles y voluminosos son abandonados en cualquier lugar y a cualquier hora del día. BeC, en voz de Elisabeth Ruiz, exigía una “campaña de información e intervención municipal para corregir este hábito tan extendido entre la ciudadanía”. La respuesta del PSC estuvo entre el sarcasmo cuando la alcaldesa afirmaba que “pedirían al Aki que ponga un chip a los muebles que les compren para facilitar la identificación” y el desprecio cuando se afirmaba por parte del responsable de medio ambiente, Rafa Moya, que el pleno “no era el lugar adecuado para hacer este tipo de preguntas e intervenciones”.

Dos días después de esta intervención en el pleno, algunos contenedores aparecían con una pegatina enganchada en la que se indicaba el teléfono para avisar y el horario de la deixalleria móvil. Unas semanas después aparece en la web una noticia en la que se expone que a causa de “la observación de los técnicos municipales, el ayuntamiento ha iniciado una campaña informativa”. Casualidad; no, resultado de un trabajo de presión y control.

La política informativa municipal en “tela de juicio”

Esta forma de enfocar un hecho contrastable hace que para BeC la política informativa municipal quede en tela de juicio. “De nada sirve hablar de transparencia y veracidad en la información cuando en detalles mínimos como este el equipo de gobierno es incapaz de reconocer públicamente que la campaña es a petición de la oposición”. Para BeC, esto demuestra que el PSC está más pendiente de “ocultar el trabajo de control y exigencia de responsabilidad por parte de los grupos de la oposición, que en solucionar problemas”. Para BeC este es un mal ejemplo de transparencia informativa del gobierno municipal, intentando hacer ver a la ciudadanía que algunas cosas “se ponen en marcha por iniciativa propia y no porque otr@s les indican el camino”.

Desde BeC no pensamos callar ante intentos de desenfocar y manipular la información en asuntos por insignificantes que puedan parecer. Ser útiles en controlar la acción de gobierno; para eso nos eligieron los ciudadanos y pensamos cumplir con nuestro compromiso.

Badia en Comú

 Trastos abandonados en la calle